Conéctate
¿Has olvidado tu contraseña? Crear cuenta

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de evaluar el uso que se hace de nuestra página web y la actividad general desarrollada en la misma, permitirle compartir contenidos a través de las redes sociales y ofrecerte anuncios personalizados. Si continúa navegando, entendemos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí

3,5

Restaurante La Veritá

De 20€ a 30€ Italiana
Map
Embajadores 181, B (Bulevar Rodio) 28045 Madrid

La Veritá ubicado en el barrio de los metales en Arganzuela, no es solo una heladería italiana, como se pensó en principio, las opciones saladas han ido tomado protagonismo hasta convertirse el restaurante italiano donde hay mucho más que degustar.

En su carta pueden encontrar algunas de sus especialidades, como las pizzas (o piadinas), también hay una opción apta para vegetarianos. Mas platos como paninos y focaccias, ensaladas y pasta como sus Tagliatelle a la tartufata, pasta hecha en casa con una salsa de trufa que se acompaña con una abundante cantidad de parmesano o la Lasaña de rabo de toro. Y como no es menos importante la parte dulce los helados se preparan de forma totalmente natural y, en el caso de las variedades hechas con fruta, éstas contienen un 80% del fruto.  No contienen aditivos ni colorantes.

La Veritá de estética sencilla y confortable, con grandes ventanales que lo convierte en un local luminoso, donde apetece comer. Un lugar donde disfrutar con la familia, incluida la mascota, ya que es bien recibido y tiene hasta helados para ellos.

Opiniones
3,5
sobre 5 opiniones

1,5

Fuimos ocho personas para elebrar mi cumpleaños. El servicio fue pésimo. Sirvieron los platos principales con cuentagotas, primero dos pizzas, pasados unos 5 minutos las que quedaban y lo peor... dos personas habían pedido los ravioli rellenos con burrata y sin avisar ni decir nada, en lugar de esos pusieron los rellenos de rabo de toro. Cuando nos dimos cuenta les pedimos que los cambiaran y nos dijero que se habían terminado los de burrata. Un autentico engaño muy mal gestionado que nos arruinó la cena. Hubiera sido tan fácil como decir que se les habían y terminado y traer la carta a tiempo para cambiar el plato. Cambiaron de plato y esas dos perdonas cenaron después de que el resto hubieramos terminado. Para terminar, nos ofrecen una copa por las molestias, le decimos que no queremos. Somos de beber poco alcohol y varios tenían que conducir. Y por sus narices nos invitan a un sorbete de mojito. Ya podrían haber invitado a los postres o a los dos segundos que habían generado problemas...

Irene
Fecha de la opinión: 07/09/19
Comentario ofensivo


1,5

Fuimos ocho personas para elebrar mi cumpleaños. El servicio fue pésimo. Sirvieron los platos principales con cuentagotas, primero dos pizzas, pasados unos 5 minutos las que quedaban y lo peor... dos personas habían pedido los ravioli rellenos con burrata y sin avisar ni decir nada, en lugar de esos pusieron los rellenos de rabo de toro. Cuando nos dimos cuenta les pedimos que los cambiaran y nos dijero que se habían terminado los de burrata. Un autentico engaño muy mal gestionado que nos arruinó la cena. Hubiera sido tan fácil como decir que se les habían y terminado y traer la carta a tiempo para cambiar el plato. Cambiaron de plato y esas dos perdonas cenaron después de que el resto hubieramos terminado. Para terminar, nos ofrecen una copa por las molestias, le decimos que no queremos. Somos de beber poco alcohol y varios tenían que conducir. Y por sus narices nos invitan a un sorbete de mojito. Ya podrían haber invitado a los postres o a los dos segundos que habían generado problemas...

Irene fue al restaurante en familia. Fecha de la opinión: 07/09/19
Comentario ofensivo


Ver más opiniones
3
Buscar